FINAL

Una luz cenital refulge en los tejados de la ciudad a esta hora en que las cosas se mueven con torpeza entre biorritmos de holgada frecuencia. Las hormigas trabajan. O eso nos reveló Samaniego. Las cuerdas de la ropa cercenan los patios ondeando sus dispares confalones de intimidad y alguien con medio cuerpo fuera de la ventana fantasea con cabras y pianos de cola que caen al vacío. El tiempo se congela a cuarenta y tantos grados frente a la sed de los buscadores de sombra. Sudor. Saliva. Salitre y otras excreciones. Se disuelven anárquicos y con velocidad efervescente el murmullo radiofónico del paseo, el orvallo de gaviotas, los niños en la playa. El rumor del rompeolas, como una débil señal extraterrestre a punto de hacer comunión con el aleteo de una mosca y los halterofílicos parpadeos que custodian la siesta ebria de la musa: levantamiento, rizo, empuje y retroceso. Y otra vez. Y otra vez más. Como una ola que es siempre igual y siempre distinta. De pronto aúlla un despertador y una cisterna descarga. Gime una pareja. Llora un niño. El día olvida la intención primera cada día. Como un pez de agua dulce en la desembocadura, esto se parece mucho al final.

Advertisements

2 thoughts on “FINAL

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s